Tipos de puertas correderas

Hay muchos tipos de puertas correderas y todas las hacemos en Tacema. Para que puedas conocer las particularidades que tiene cada una de ellas y puedas beneficiarte de sus prestaciones en tu hogar, hemos redactado el siguiente texto que esperamos encuentres interesante. Pero, sobre todo, práctico.

 

Tipos de puertas correderas

Cada vez son más las personas que se decantan por las puertas correderas. Y es que ocupan poco espacio, son muy sencillas de colocar, no requieren obra y nos permiten delimitar los espacios de nuestra vivienda con un simple gesto.

Recuerda que para poder instalar una puerta corredera es necesario contar con un espacio en el que el vano (lo que la puerta mide) se pueda esconder. Metida en la pared o sobre la misma, pero siempre debe contar con un espacio que lo permita. Estas dos posibilidades son las que nos hacen hablar de puertas correderas ocultas o empotradas (que se deslizan quedando escondidas dentro de la pared mediante un sistema especial de casetones y guías); o correderas vista (que son aquellas en las que la apertura se realiza a lo largo de la pared a través de guías y rieles, quedando totalmente a la vista)

Sin embargo, no todas las puertas correderas son iguales o se adaptan de la misma manera a nuestro ritmo de vida. Por ello, desde Tacema siempre aconsejamos documentarse bien sobre cada una de ellas antes de adquirir la que compraremos.

 

Puerta corredera 1: De vidrio y metal

Son puertas que ofrecen un aire industrial al espacio en el que se encuentra. Muy sencillas y prácticas pueden encajar en cualquier estilo decorativo y puedes colocarlas allá donde consideres oportuno. Su perfil se suele realizar en hierro porque el acabado es mucho mejor que el que se consigue con otros materiales, aunque siempre nos ponemos a disposición del cliente para realizarlo atendiendo, especialmente, a sus gustos.

 

Puerta corredera 2: Doble hoja corredera con guía a la vista

Se trata de una puerta que tiene doble corredera (y carril exterior) para cubrir un mayor espacio.

Son puertas que se suelen lacar al horno y que están disponibles en muchos colores. Se trata de una puerta corredera de gran dureza que también emplea el cristal como combinación para dejar pasar la luz en la estancia en la que se encuentra.

Puerta corredera 3: Corredera mixta

Son puertas correderas que, en la parte superior de la misma, tiene una apariencia de corredera de vidrio y metal; mientras que su mitad inferior se compone únicamente de metal lacado del color que deseemos. Son puertas de gran dureza que suelen colocarse entre habitaciones.

Puerta corredera 4: Puertas correderas alistonadas

Son la última tendencia. Se trata de un tipo de puerta corredera que, en lugar de estar compuesta por una serie de listones que cubre el hueco de la puerta desde la parte superior hasta el suelo. Dejan que la luz pase entre ellos al tiempo que genera un ambiente recogido gracias a la continuidad que ofrecen los listones en la parte visual.

 

Puerta corredera 5: Con guía invisible

Son puertas con sistemas de cierre y apertura escondidos. Así, a diferencia de los carriles por los que se mueve la puerta, este sistema se acopla en la parte superior de la misma: en el techo.

 

Si a pesar de todo lo que te hemos contado sigues sin verlo claro, no lo dudes y ven a Tacema. Somos expertos en la fabricación e instalación de todo tipo de puertas correderas, por lo que estamos preparados para resolver cualquiera de tus dudas. ¡No tienes más que ponernos a prueba!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.